Prótesis Perfecta

Cubierta Texturizada

Cubierta Texturizada

 Dentro de los numerosos problemas que ocasionaban los implantes mamarios desde sus comienzos en los años 60, el que más atención recibió fue la contractura capsular o endurecimiento cicatricial periprotésico. Una vez que las mejoras aplicadas a los implantes de cubierta lisa de silicona se comprobó que no reducían lo esperado la tasa de endurecimiento de los mismos, la primera mejora conceptual en su fabricación fue aplicar un procedimiento industrial que producía una superficie irregular en la cubierta dentro de la propia silicona, son los denominados implantes rugosos o texturizados.

 La envoltura del implante, además de multicapa, se engrosó sensiblemente para permitir la creación de un tapiz de microscópicas depresiones, rugosidad o texturizado. Con esta medida se comprobó que los implantes, colocados en aquella época en el plano "natural" subglandular/supramuscular por lógica anatómica, redujeron notablemente el número de contracturas capsulares. Esto se comprobó clínicamente si bien las causas del fenómeno no quedaron del todo claras, las cápsulas originadas por la cubierta lisa son gruesas, homogéneas, poco vascularizadas y con células musculares, pero las cápsulas de la cubierta texturizada son justo al contrario, irregulares, mejor vascularizadas, por lo tanto más finas aunque con relieve, y con escasas células musculares. Esta distribución aleatoria de las fibras de colágeno cicatricial es lo que distribuye las fuerzas de contracción cicatricial en todas las orientaciones del espacio, impidiendo que la tracción oprima directamente al implante, además de los otros factores mencionados.

 A pesar de todo lo expuesto la contractura capsular se seguía produciendo en cifras inaceptables y el resto de complicaciones de las cubiertas menos apreciables pero persistentes. La comunidad científica empezó a entender que el endurecimiento en el aumento de mamas es multifactorial y no solo depende de la textura del implante.

 Se tomó la decisión de modificar la técnica quirúrgica para colocar los mismos implantes texturizados en el plano submuscular, debajo del músculo pectoral mayor total o parcialmente. Se trata de una técnica "no natural" y sin lógica anatómica, más agresiva, con riesgos adicionales como hemorragias y mal postoperatorio para el paciente. Esta medida sí logró una reducción drástica de la tasa de contracturas capsulares, aunque con los años puso en evidencia que la superioridad de los implantes texturizados sobre los lisos en cuanto a la contractura capsular sólo se produce en el plano subglandular/supramuscular, siendo su eficacia en ese aspecto equivalente en la técnica submuscular. Los implantes texturizados siguen siendo superiores a los lisos en otros aspectos, incluso en la colocación submuscular, por ello son el modelo de primera elección hoy en día para la mayoría de cirujanos.

 En otros términos, con la comparativa de tasas de contractura capsular entre cubierta lisa versus texturizada salen ganadores los implantes texturizados a nivel subglandular/supramuscular, pero no porque se endurezcan con menos probabilidad los texturizados cuando se colocan debajo del músculo, en la técnica submuscular son otras las razones de su superioridad como la mejor adherencia a tejidos que disminuye muchas complicaciones que sí presentan los lisos tanto en uno como en otro plano de colocación.

 La menor tasa de contractura capsular de los implantes texturizados en la colocación subglandular no justifica dicha técnica, pues sigue siendo una incidencia elevada, obligando en consecuencia al uso de la colocación submuscular tan agresiva y dolorosa para el paciente.

 En la actualidad los implantes de cubierta texturizada de silicona están plenamente aceptados en la comunidad científica y son usados ampliamente por los cirujanos de todo el mundo pues, a pesar de la agresividad y riesgos que implica la necesaria colocación submuscular, ofrecen excelentes resultados con implantes de perfil esférico.

 

 Ventajas

 Facilidad de introducción (permiten vías difíciles y son aptos para la mayoría de cirujanos).
 Óptima calidad de fabricación.
 Multicapa y texturizado adicional.
 Cubierta de silicona con texturizado.
 Grosor aumentado.
 Sin difusión del contenido.
 Larga duración.
 Moderadamente eficaces en la erradicación de la contractura capsular, presentando una baja tasa de endurecimiento periprotésico, del 5% en el plano de colocación submuscular según los estudios científicos, frente al 1% de los cubiertos de espuma de poliuretano en cualquier plano, el 5% de los ultratexturizados en cualquier plano, el 5% de los lisos en el plano submuscular, el 20% de los texturizados en el plano subglandular/supramuscular y el 50% de los lisos en el plano subglandular/supramuscular.
 Eficacia moderada en la reducción del "rippling" (ondulaciones).
 Eficacia moderada en la reducción del seroma (acumulación de líquido por no adherirse a los tejidos).
 Eficacia moderada en la reducción de la dislocación (desplazamiento por no adherirse a los tejidos).
 Eficacia moderada en la reducción del riesgo infeccioso indirecto (mejor adherencia a tejidos).
 Coste aceptable (numerosos fabricantes y de uso universal).
 Permite la reproducción y la lactancia materna.
 Permite la realización de estudios mamarios como mamografía, ecografía, biopsias, etc.
 

 Inconvenientes

 La tasa de contractura capsular sigue siendo elevada en la colocación "natural" o anatómicamente lógica de los implantes, que es a nivel subglandular/supramuscular, lo que obliga a la colocación submuscular, mucho más agresiva, forzada, con riesgos adicionales y peor postoperatorio para el paciente.
 Se recomiendan masajes postoperatorios como norma general.


  •  
    MapaWeb Dr. Nogueira Siluest Belliance Aviso Médico Aviso Legal
    Prótesis Perfecta