Prótesis Perfecta

Aceite de Soja

Aceite de Soja

 A finales de los años 90 se diseñaron implantes con cubierta de silicona y aceite de soja (triglicéridos) en su interior.

 La presión comercial y de los medios de comunicación a favor de los implantes rellenos de aceite de soja se volvió abrumadora, tanto para médicos como para pacientes. A los pocos años de su salida al mercado los implantes con cubierta de silicona y aceite de soja en su interior parecían llamados a sustituir a todos los demás modelos y materiales, una opinión tan precipitada como imprudente por la escasa experiencia clínica e investigación sobre estos dispositivos. Sorprendentemente eran implantes plenamente aprobados y homologados por la FDA, la Unión Europea y todos los Ministerios de Sanidad y organismos sanitarios oficiales a nivel mundial. Si un cirujano no usaba estos implantes era acusado por sus pacientes de "no estar al día ya que en televisión decían que la silicona era peligrosa y ya no hacía falta usarla", algo dramático y que no debería volver a suceder nunca más.

 No fue necesario que transcurriera mucho tiempo para que estallase el "escándalo de la soja", allá por el cambio de siglo. Esta vez si había motivos reales para la alarma pública, los implantes rellenos de aceite de soja empezaron a ocasionar graves complicaciones nunca vistas hasta la fecha en el aumento mamario. El pH de todos los aceites es bajo, y el aceite de soja no es una excepción, es decir, el grado de acidez es muy elevado, lo que convierte al aceite de soja en una sustancia corrosiva que ocasiona la degradación prematura de la cubierta de silicona a los pocos años o incluso meses de su colocación, lógicamente dependiendo de la fecha de fabricación de cada prótesis respecto al momento de la intervención.

 Estas rupturas tan tempranas no eran lo peor, una vez libre el aceite de soja seguía siendo una sustancia corrosiva e irritante sobre el propio tejido mamario de la paciente, ocasionando una quemadura interior gravísima, destrucción de tejidos, dolores insoportables, episodios inflamatorios, atrofia glandular e incluso, al ser el aceite liposoluble, pasando a la leche materna en caso de lactancia, algo inadmisible y de consecuencias para el lactante no conocidas. Las pacientes llegaron a padecer un mal olor corporal similar a "aceite rancio" que les impedía socializarse.

 Aunque muchos cirujanos no se dejaron presionar por la "moda" revolucionaria de los implantes rellenos de soja, manteniendo un criterio de prudencia, su uso llegó a ser mundial con determinados predominios geográficos.

 El fabricante recibió miles de demandas judiciales hasta que finalmente optó por reconocer su culpabilidad, llegando a un acuerdo a nivel mundial para indemnizar a las pacientes por los daños causados y hacerse cargo del coste de la reintervención, recambio y reparación de las secuelas. Los implantes rellenos de aceite de soja fueron prohibidos a nivel mundial.

 

 Ventajas

 Ninguna que justifique el peligro para la salud de estos implantes.
 

 Inconvenientes

 Producto sanitario peligroso para la salud y totalmente prohibido.


  •  
    MapaWeb Dr. Nogueira Siluest Belliance Aviso Médico Aviso Legal
    Prótesis Perfecta