Prótesis Perfecta

Colocación Submuscular Parcial

Colocación Submuscular Parcial

 En la colocación submuscular parcial el implante no está completamente cubierto por el músculo pectoral, sólo parcialmente y de forma variable según la anatomía de cada paciente, quedando de un 50 a un 70% del implante en un plano subglandular/supracostal, es decir, entre la mama y las costillas pues el músculo ha sido levantado.

 El músculo pectoral es desinsertado de alguna de sus inserciones o anclajes y queda como una solapa o "tejado" que cubre el polo superior y la cúpula del implante. Los puntos de anclaje del músculo pectoral mayor en el tórax son inferiores (costillas), internos (cartílagos costales) y superior (clavícula), además de su inserción en el húmero (hueso del brazo). Tiene una porción libre en su región externa.

 Gracias a que el implante no está encarcelado bajo el músculo pectoral mayor, cualquier contracción del pectoral o esfuerzo con los brazos no produce el ascenso y posterior descenso del implante, que se fija sobre las costillas sin que nada traccione de él, evitando lo que se denomina "mama en ascensor" tan característico de la colocación submuscular total.

 Las inserciones inferiores y las internas hasta el 5º nivel costal del músculo pectoral son liberadas para evitar las limitaciones de la colocación submuscular total, permitiendo el espacio necesario para un implante adecuadamente voluminoso, y facilitando la situación del implante suficientemente bajo y centrado en el pezón, como consecuencia de lo anterior el cirujano tiene plena libertad técnica para emplear los implantes donde considere más coherente anatómicamente.

 Aunque la colocación submuscular se inició para reducir el problema de la contractura capsular, cuando es submuscular parcial tiene además otra ventaja muy importante, ya que permite lograr resultados anatómicos sin efecto "bola" o "pelota" con los implantes de perfil esférico.

 Paradójicamente la colocación submuscular parcial puede ocasionar malos resultados con los implantes de perfil anatómico debido a su mal encaje tridimensional, siendo estos últimos más adecuados en el plano subglandular. Esto se debe a que la cubierta del músculo pectoral da la forma anatómica a los implantes de perfil esférico, por lo que si el implante ya es anatómico estructuralmente se puede producir un inestético abultamiento.

 La mejor vascularización que proporciona el tejido muscular y el amplio espacio que el cirujano puede crear para el implante en la colocación submuscular parcial, previenen el endurecimiento cicatricial periprotésico tanto con implantes lisos como texturizados.

 En la actualidad la colocación submuscular parcial de los implantes está plenamente aceptada en la comunidad científica y es usada ampliamente por los cirujanos de todo el mundo, pues a pesar de la agresividad y riesgos que implica ofrece excelentes resultados con implantes de perfil esférico.

 

 Ventajas

 Forma anatómica con implantes de perfil esférico.
 Bajo riesgo de contractura capsular con implantes de todas las cubiertas.
 Permite la reproducción y la lactancia materna.
 Permite la realización de estudios mamarios como mamografía, ecografía, biopsias, etc.
 

 Inconvenientes

 Colocación "no natural" o anatómicamente no lógica de los implantes.
 Importante agresión quirúrgica.
 Técnica laboriosa aunque no compleja, consume más tiempo para su realización.
 El procedimiento quirúrgico genera elevados costes hospitalarios.
 Moderada dificultad de actuación (inadecuada para algunas vías difíciles).
 Resultados potencialmente deficientes con implantes de perfil anatómico.
 Moderado riesgo de retracción de la cicatriz areolar, por adherencias del músculo pectoral.
 Moderado riesgo de hemorragia.
 Moderado riesgo de seroma (acumulación de líquido por no adherirse a los tejidos).
 Postoperatorio complicado.
 Postoperatorio prolongado.
 Postoperatorio doloroso.


  •  
    MapaWeb Dr. Nogueira Siluest Belliance Aviso Médico Aviso Legal
    Prótesis Perfecta